Un sistema MES (Manufacturing Execution System) es un sistema de información que impulsa la ejecución de las operaciones de fabricación que se producen en la industria. Permite monitorizar y trazar el proceso de producción de bienes manufacturados en la planta de una fábrica.

El objetivo principal de un sistema MES es conseguir y mantener que las operaciones de fabricación se ejecuten de manera efectiva para optimizar la producción. Todo ello en un entorno de fabricación altamente competitivo y que está expuesto a constantes cambios. Para poder asegurar que se logra el objetivo perseguido, MES realiza un seguimiento y una recopilación de todos los datos necesarios y en tiempo real sobre un ciclo de vida completo de producción.

Pero como es lógico, hoy en día resulta una quimera pensar en dos plantas de fabricación iguales. Para empezar, dos industrias distintas tienen también necesidades diferentes y la clase de operaciones que se realizan en las fábricas de cada una de ellas pueden variar como de la noche al día. Así, por ejemplo, no es lo mismo fabricar productos individualmente a hacerlo mediante lotes. Debido a estas diferencias, no es posible contar con un MES estandarizado que satisfaga por igual todas esas necesidades. Sin embargo, lo cierto es que pese a todo, todos los MES sí que tienen una serie de características en común que hace que permita que se perciban como un sistema reconocible a pesar de las diferencias.

Por una parte, todos los MES suelen situarse en el mismo nivel, entre la planta de producción y los sistemas corporativos del tipo ERP. Comparte también el marco de tiempo de producción (turnos, horas…). Y además, todos los sistemas MES cuentan con algunos de los principales módulos existentes para el sistema.

Los siguientes son los módulos más importantes con lo que puede contar el MES de una empresa de fabricación.

Producción

Permite gestionar y monitorizar en tiempo real la producción de la planta, así como optimizarla mientras se analiza cómo está sucediendo. Se puede conocer en todo momento si se están cumpliendo los objetivos marcados previamente, así como llevar un registro de incidencias único que abarque a todos los procesos de la planta.

Gestión de la calidad

Una de las patas en las que se apoya la mejora de la producción en la industria es el control de calidad, y este módulo facilita la definición de las variables críticas, el control de las tendencias anómalas y la notificación automática de alarmas de control, factores, todos ellos, que hacen posible que los responsables de calidad puedan tomar las mejores decisiones en base a datos y no a impresiones.

Planificación

Se trata de un módulo que hace más fácil la labor del responsable de la planta al ofrecerle los datos que necesita para hacer un reparto más eficiente de las tareas, para establecer prioridades en las órdenes de trabajo en función de las cargas y los plazos de entrega existentes. Ayuda a que se dé una eficiencia en la gestión de los recursos con los que se cuenta.

Expedición

Racionaliza y optimiza los pedidos para que los operarios solamente tengan que ejecutar sin que exista la necesidad de tomar decisiones en la zona de despacho de productos destinada para su expedición. Permite conocer tanto las existencias en tiempo real como la cadena del flujo de materiales. Señala en todo momento la ubicación del producto y de los materiales que puedan requerirse.

Gestión de la documentación

Pone a disposición del operario en cualquier situación los documentos (instrucciones, notas, dibujos, planos…) de los que precisa para llevar a cabo su trabajo.

 

 

Oficinas centrales
Oficinas Levante
Oficinas USA
Suscríbete a nuestro boletín
Síganos
Ir arriba