El acrónimo SCADA (Supervisory Control And Data Acquisition, por sus siglas en inglés) hace referencia a la supervisión, control y adquisición de datos que tiene lugar en los procesos industriales a distancia. Se trata de tipo de programa de aplicación de software para el control de procesos. Los sistemas SCADA se utilizan para monitorizar y controlar los equipos en el proceso industrial que incluyen manufactura, producción, desarrollo y fabricación. Un sistema SCADA recoge la lectura de los medidores y verifica el estado de los sensores a intervalos regulares para que haga falta la menor intervención humana posible.

En una industria tienen lugar un gran número de procesos de manera concurrente y cada uno de los procesos necesitan ser monitorizados porque tanto la información como los resultados que proporcionan son muy diversos. El sistema SCADA recopila los datos de sensores e instrumentos ubicados en un determinado emplazamiento remoto y después, el ordenador procesa esos datos y los ofrece de la manera más adecuada para el mejor control de los procesos.

SIETE ASPECTOS A CONSIDERAR

A la hora de escoger el sistema SCADA óptimo para cada empresa industrial, hay que pensar tanto en el presente como en el futuro de la compañía. Lo ideal es que la solución elegida cumpla cuantos más requisitos mejor de los que señalan a continuación en aras de proveer una mayor competitividad, unos menores costes y un incremento de la productividad.

Universalidad y compatibilidad

Para poder contar con una mayor flexibilidad y no tener que rectificar tiempo después de haber realizado la inversión, lo mejor es que el SCADA a escoger sea tanto compatible como universal. Por ejemplo, si un sistema SCADA solo funciona en un entorno Windows, no es una solución recomendable.

SCADA debe ser un sistema multiprotocolo y cubrir la mayoría de los PLC o RTU conocidos y sus protocolos para mantener la versatilidad. Si no es posible conectar un SCADA a un PLC, el error puede salir muy caro tanto en tiempo como económicamente. La comunicación con el hardware existente en la industria es un elemento esencial a la hora tomar la decisión de en qué invertir.

Aunque existen varios protocolos que un sistema SCADA debería admitir (OPC UA, Modbus, ProfiNet y  EtherNet/IP), el más adecuado a largo plazo es el OPC UA de arquitectura unificada. Garantiza la mejor conectividad con los PLC y RTU y la mayoría de los fabricantes de PLC asegurarán poder proveer un controlador nativo OPC UA para los PLC en un futuro.

La seguridad

El acceso seguro es uno de los elementos clave del sistema de supervisión de calidad. El sistema debe proteger contra usuarios no autorizados, ciberdelincuentes y cualquier otra amenaza que pueda producirse. La seguridad es uno de los parámetros de un sistema SCADA al que no solo no se puede renunciar, sino que no se debe escatimar en él durante el proceso de selección.

Las necesidades a futuro

Es muy importante también elegir el sistema SCADA correcto que permita una futura expansión, en aspectos como el acceso a un número ilimitado de clientes o la posibilidad de contar con conexión para más PLC, incluso de múltiples proveedores.

El concepto del sistema SCADA a elegir debe ir ligado al de Industria 4.0. Al fin y al cabo, que desde la misma industria se desarrollen nuevos productos, empujará a que el proveedor con el que se vaya a contar, tenga que implicarse igualmente en la mejora y actualización de sus servicios.

Paneles SCADA

Una solución personalizada

A la hora de contar con un sistema SCADA lo más personalizado posible y que se ajuste a la estrategia de identidad corporativa de la compañía industrial, nada mejor que un proveedor de tamaño medio o pequeño, ya que habitualmente se ajustan mucho más que las grandes empresas a la hora de satisfacer los requisitos del cliente.

Servicios y costes

Comprar un producto es el inicio de un proceso. La instalación del software, las capacitaciones profesionales para el mantenimiento, el personal, la optimización de procesos o las inspecciones periódicas, pueden o no estar incluidos en el precio. Y en todo caso, hay que saber cómo están contemplados estos aspectos en cada alternativa, tanto en cuanto a los precios como a la disponibilidad que evite retrasos en la producción.

Precios

En principio, un sistema SCADA con un precio mayor o menor no tiene por qué ser mejor. La variedad es tan amplia y la casuística de la oferta también, que no debería ser un factor decisor a primera vista. También hay que tener en cuenta que son muchos los proveedores pequeños y medianos capaces de competir con los grandes sin el mayor problema. A diferencia de lo que ocurre en otros ámbitos de la industria, en los sistema SCADA, más caro no significa ya que sea mejor.

Movilidad

Uno de los servicios a tener en cuenta a la hora de hacer la criba para escoger el sistema SCADA ideal es de la posibilidad de que el proveedor ofrezca una aplicación móvil con la que poder conectarse con la fábrica en cualquier momento desde el emplazamiento que se desee. Es tanto el presente como el futuro de la monitorización de la fábrica, pero aún no todos los posibles proveedores ofertan una solución móvil óptima.

 

Oficinas centrales
Oficinas Levante
Oficinas USA
Suscríbete a nuestro boletín
Síganos
Ir arriba