Producción sostenible gracias a la automatización

En las industrias y empresas, la sostenibilidad se refiere a la adopción de prácticas y estrategias que permiten a las empresas operar de manera económicamente viable, mientras reducen su impacto ambiental y mejoran su responsabilidad con la sociedad y el ecosistema. Esto puede incluir medidas como la disminución de emisiones de gases de efecto invernadero, la mejora de la eficiencia energética, el uso de fuentes de energía renovable, la implementación de prácticas de reciclaje y reutilización y la promoción de una cultura de responsabilidad ambiental entre los empleados.  Ahora bien, la automatización no solo contribuye a la mejora de la eficiencia y la reducción de costes de una empresa, sino también apoya al cuidado del planeta ya que es una tecnología clave para adoptar prácticas sostenibles. También las entidades pueden incrementar su reputación, reducir sus costes operativos y atraer a consumidores e inversores comprometidos con la sostenibilidad. Es por ello que cada vez son más las empresas que apuestan de forma más decidida por la automatización como parte de sus estrategias en materia medioambiental y de sostenibilidad. La automatización puede contribuir a la producción sostenible de varias maneras, entre las que se encuentran:

Menor consumo energético

En general, la automatización puede ayudar a las empresas a ser más eficientes en su consumo de energía, lo que contribuye a una producción más sostenible. Por ejemplo, en las industrias las máquinas automatizadas pueden funcionar durante horas sin descanso, lo que significa que no hay tiempo de inactividad debido a descansos, comidas o turnos de trabajo. Esto reduce el consumo de energía en comparación con los sistemas que requieren constantes paradas y arranques.  Del mismo modo, los robots y las máquinas automatizadas pueden ser programados para realizar tareas específicas con precisión, lo que significa que no hay desperdicio de energía en tareas innecesarias o mal realizadas. Ello permite que las empresas puedan llevar a cabo una importante optimización de la energía que han consumido. 

Mantenimiento predictivo

Las máquinas automatizadas pueden ser programadas para realizar su propio mantenimiento, lo que significa que no hay tiempo de inactividad debido a reparaciones y el consumo de energía también es optimizado de esta forma. 

Monitoreo y control

Gracias a las ventajas de la automatización es posible monitorizar todos los componentes electrónicos, de tal forma que se puede analizar si algún elemento del sistema tiene alguna anomalía que repercuta en una pérdida de eficiencia o en un aumento mayor del consumo de energía habitual. 

Control de los desperdicios

La tendencia actual de la industria es ser más sostenible en un aspecto clave y un componente importante de la sostenibilidad como es la reducción de residuos. Como es de entender, si las empresas reducen sus desperdicios los índices de sostenibilidad ecológica en la producción se incrementan. Al mismo tiempo se reducen los niveles de desechos de materias primas y la contaminación, ya que pueden ser programados para realizar tareas específicas con precisión y sin errores, como se ha abordado anteriormente.  Otro de los aspectos es el control de la calidad, que es mucho más efectivo con la automatización de los procesos y componentes de la producción, ya que las máquinas pueden estar equipadas con la tecnología requerida para realizar controles de calidad en tiempo real, lo que permite detectar y corregir problemas antes de que se produzca el desperdicio de materias primas.  Por si fuera poco, en la automatización de procesos y el diseño de productos o servicios circulares consiguen que se puedan reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2) de una empresa, lo que supone beneficios extraordinarios para el cuidado y protección de la capa de ozono. A su vez, al poder ser programados para realizar tareas específicas de manera más eficiente, se requiere menos materia prima para realizar la misma tarea y ayuda a prevenir accidentes y a garantizar la seguridad de los trabajadores. Otro de los aspectos es la reutilización de los materiales ya que las máquinas automatizadas pueden ser utilizadas en procesos de reciclaje, ya sea para separar y clasificar los materiales o para realizar tareas de limpieza y preparación de los materiales para su reutilización. 

Cómo la automatización contribuye a la Agenda Desarrollo Sostenible 2030

El logro de la sostenibilidad en todas las esferas de la sociedad es uno de los retos fundamentales de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), sobre todo después de que la Agenda 2030 aprobada por los países miembros de la organización estableciera, como entre sus Objetivos de Desarrollo Sostenible 2023 (OSD) tener energía limpia y no contaminante, la producción y el consumo responsables y el adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos nocivos para la vida en el planeta. Estos son los OSD a los que contribuye la automatización: ODS 7: Acceso a energía asequible y no contaminante. Como explicamos en el primero de los apartados, la automatización puede ayudar a aumentar la eficiencia energética en los sectores productivos y en las empresas, lo que contribuye a reducir el consumo de energía y a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. ODS 9: Industria, innovación e infraestructura. La automatización puede ayudar a la mejora la eficiencia en la producción y a reducir el desperdicio de materias primas y la contaminación, lo que contribuye a una industria más sostenible. ODS 12: Consumo y producción responsables. Las medidas adoptadas dentro de la entidad contribuyen también no solo a una producción más sostenible, sino también más responsable con el ecosistema y la sociedad.  ODS 8: Trabajo decente y crecimiento económico: La automatización puede ayudar a la mejora de la seguridad laboral al eliminar tareas peligrosas y monitorear y controlar el funcionamiento de las máquinas, lo que contribuye a un ambiente laboral más seguro para los trabajadores. A modo de resumen, la automatización contribuye a que las empresas sean más eficientes en el uso de sus materias primas y a reducir su impacto ambiental, lo que incentiva a una producción más sostenible. 
Share this