Una de las definiciones que se suelen utilizar para describir la Industria 4.0 dice que se trata de una convergencia de personas, sistemas físicos y datos dentro de un proceso industrial para incrementar la productividad, la calidad y los beneficios mediante la utilización del análisis avanzado de datos. No es la única utilizada ni mucho menos, pero se ajusta como expresión pedagógica. Cuando se hace referencia al término Industria 4.0, a menudo se señala a ámbitos como el del transporte, la logística, la alimentación o la automoción, y no tanto a la industria farmacéutica, que merece también su espacio.

Al fin y al cabo, las soluciones de la Industria 4.0 se pueden ajustar adecuadamente a una rama como la farmacéutica, que siempre requiere resolver distintos problemas de fabricación. Dificultades que impiden incrementos en la calidad y la productividad, así como reducciones en el riesgo y los desperdicios.

Pharma 4.0

Sin embargo, ya desde 2013 se viene utilizando el término Pharma 4.0 para el caso concreto de la aplicación de la Industria 4.0 al ámbito de la producción de productos farmacéuticos. La propia autoexigencia de la industria farma ha hecho que la digitalización y la actualización a los tiempos actuales sean el camino a emprender. Además, la creciente presión que ejercen los reguladores ha influido también en la necesaria transformación.

En comparación con otras industrias, la producción farmacéutica se basa en regulaciones más exigentes. Los cambios en la producción significan cambios en las máquinas, los procesos y, en última instancia, en el producto en sí. Para garantizar una calidad de producto alta y constante, autoridades como la Comisión Europea emiten directrices estrictas, como las de buenas prácticas de fabricación. Por ello, las empresas tienen su parte justa de reservas cuando se trata de implementar tecnologías nuevas y no probadas por ellas mismas.

Sin embargo, muchas empresas farmacéuticas ya han dado el primer paso hacia la digitalización y ahora están comprometidas con su implementación. En este caso, estamos hablando de serialización basada en aplicaciones Track and Trace, al menos, si se utiliza una solución holística. Para cumplir con todas las pautas legales relevantes, no es suficiente simplemente imprimir un código de matriz de datos en la caja plegable. Una solución holística de serialización y agregación debe incluir la conexión entre las máquinas y el software, asegurando que se pueda administrar todo el proceso y que los datos estén constantemente disponibles. Solo de esta manera, los fabricantes y distribuidores tienen una visión general clara de todos los pasos del proceso y, al mismo tiempo, logran la conectividad que es el sello distintivo de la Industria 4.0.

Beneficios

La tecnología Pharma 4.0 permite monitorizar constantemente y en tiempo real  los procesos de fabricación, de manera que los parámetros especificados se pueden predecir y rectificar antes de que se convierta en una desviación, evitando tiempos de inactividad y pérdidas de producto.

Produccion farmaceutica

A diferencia de los elementos de control automatizado que desde hace tres décadas han servido como estándar, una planta farmacéutica que ha sido estructurada de acuerdo a los principios de la Industria 4.0, está equipada con múltiples sensores que monitorizan a cada momento cada aspecto del proceso e incluso su propio desgaste. Estos componentes informan sobre su propia condición, indican la vida útil les queda y predicen cuándo es probable que fallen. Esto permite gozar de un enorme ahorro en los tiempos de inactividad que tendrían lugar en el caso de que los sensores no estuvieran presentes.

Por otra parte, para poder aprovechar los beneficios que ofrece Pharma 4.0, la enorme cantidad de datos que genera tienen que procesarse mediante las herramientas adecuadas de analítica avanzada del Big Data. Sin obviar el creciente papel que la Inteligencia Artificial desempeña en el análisis de datos.

Necesidades

Asimismo, la introducción real del 4.0 en la industria farma, provoca que sean necesarios menos operarios en una línea de producción y que quienes formen la plantilla de la empresa trabajen en equipo debido a las diferentes habilidades que se necesitan dominar. La calidad de los datos mejorará con el aumento de la automatización, aunque, eso sí, pasará algún tiempo antes de que todos los datos necesarios se entreguen en un formato listo para usar. Por eso, el personal tiene que dedicar parte de su tiempo a preparar los datos para su análisis.

Aunque el concepto de Pharma 4.0 es más que solamente control de procesos. Al aumentar el volumen de monitorización a lo largo del ciclo de producción, ofrece análisis predictivo y un universo de conocimientos comerciales que no estaban disponibles hasta entonces porque se encontraban ocultos en datos no estructurados, dispersos o incompletos.

Las barreras se salvan

Uno de los aspectos que suelen esgrimirse para dilatar la incorporación de la Industria 4.0 en una empresa farmacéutica tiene que ver con el coste de acondicionar la planta de producción según los estándares generales de Pharma 4.0. Sin embargo, esta barrera no es tal porque la inversión necesaria se compensa y amortiza con cierta rapidez gracias a los incrementos en la productividad y la reducción de los tiempos de inactividad y los desperdicios.

Otra de las supuestas barreras tiene que ver con la seguridad. Al fin y al cabo se trata de interconectar multitud de dispositivos entre sí y cada una de esas conexiones puede suponer un punto débil para la seguridad del sistema. Pero aun siendo eso cierto, la implantación de un plan ad hoc por parte de una consultora especializada en innovación industrial y contando con un personal de seguridad con la capacitación necesaria.

 

Oficinas centrales
Oficinas Levante
Oficinas USA
Suscríbete a nuestro boletín
Síganos
Ir arriba