Distintos modelos de ciudades por el mundo: Smart cities

Se calcula que el planeta albergará casi 10.000 millones de personas para 2050 y alrededor del 70 por ciento vivirá en áreas urbanas. Además, las ciudades no solamente representan hasta el 80 por ciento del consumo de energía, sino que también contribuyen de forma decisiva al calentamiento global. Los desafíos a los que se enfrentan las ciudades hoy en día –y en el futuro– tienen que ver con grandes atascos, vertederos que no dan más de sí, problemas de vivienda (escasez y precios elevados), desigualdad y transporte público poco eficiente, entre otros problemas. Por ello, áreas urbanas de todo el mundo están desarrollando una gran cantidad de soluciones innovadoras para hacer que las áreas urbanas del futuro sean más saludables, más seguras, más inclusivas e inteligentes. Las ciudades recurren cada vez más a las tecnologías y los datos digitales para mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos y crear un entorno saludable en el que se minimicen los desafíos de la vida cotidiana. Las soluciones van desde espacios más ecológicos y un mejor acceso a las artes y la cultura, hasta sistemas de reciclaje subterráneos y zonas sin automóviles. Pero esto también incluye calles más seguras, el desarrollo de granjas urbanas y edificios forestales, la implementación de un transporte público eficiente y cualquier cosa imaginable en el medio.

Singapur, la ciudad inteligente que no deja de asombrar

Singapur es pionera en proyectos de sostenibilidad e innovación de smart cities. De hecho, la ciudad-estado encabeza siempre el índice de ciudades inteligentes desde hace años. La asombrosa ciudad del sudeste asiático sigue el llamado Plan Verde 2030 de Singapur, que marca en su itinerario contar con 60.000 puntos de recarga de vehículos eléctricos para 2025 y un objetivo de asegurar que el 80 por ciento de sus edificios sean verdes para 2030. Esto significa que para crear más sostenibilidad y mejorar el bienestar y seguridad de sus ciudadanos, los hogares y edificios comerciales de Singapur se volverán cada vez más eléctricos y digitales, e incluso más impulsados ​​por software y conectados por sensores. Un ejemplo de esto es la ciudad ecológica de Tengah, que tendrá un centro urbano sin automóviles y utilizará vehículos autónomos en otros puntos de la urbe. Sus calles tendrán a su disposición tecnologías emergentes, como luces inteligentes en áreas públicas que se apagan cuando detectan que el espacio está desocupado. Las cinco áreas residenciales de la ciudad, con 42.000 hogares, estarán equipadas con sistemas de tuberías de agua enfriadas por energía solar en lugar de sistemas de aire acondicionado regulares, lo que generará reducciones de CO2 equivalentes a retirar 4.500 vehículos de la carretera anualmente. Las viviendas también contarán con recogida de basura automatizada a través de un sistema neumático. Este sistema extrae la basura y la transporta a una cámara central donde un camión de basura la recogerá cuando los sensores indiquen que está llena. Tengah también contará con varios jardines públicos y otros espacios verdes. Buscan una ciudad en la que el peatón y la bicicleta sean los reyes.

Cancún desarrolla la Smart Forest City

La ciudad de Cancún en México va a desarrollar la llamada Smart Forest City, que estará enfocada en cuanto a calidad ambiental e innovación tecnológica se refiere, con el fin de garantizar la autosuficiencia de la ciudad a través de la economía circular. Smart Forest City será un jardín botánico dentro de una ciudad moderna. Un centro de investigación avanzada que podrá albergar a todos los departamentos universitarios, organizaciones internacionales y empresas que se ocupan de los principales problemas de sostenibilidad y el futuro de el planeta. El área dispondrá de 557 hectáreas y se prevé que albergue hasta 130.000 personas. De todo ese terreno, el 65 por ciento se dedicará a áreas verdes como techos de jardines, grandes parques y fachadas de edificios ecológicos. La ciudad contará con 7,5 millones de árboles y plantas, capaces de absorber 116.000 toneladas de CO2, y será autosuficiente en alimentación y energía. El asentamiento tendrá paneles fotovoltaicos para la producción de electricidad, el sistema de transporte propuesto será semiautomático y totalmente eléctrico, y cada habitante contará con servicios a poca distancia en bicicleta o incluso a pie. El agua del mar fluirá a través de un sistema subterráneo y alimentará a una cuenca de desalinización. A partir de ahí, se utilizará para satisfacer las necesidades de riego de la ciudad y las tierras agrícolas circundantes. El camino que conducirá a bienes y servicios desmaterializados y desintoxicados se puede resumir en las cuatro R: reducción, reparación, reutilización y reciclaje. Smart Forest City abordará estas necesidades de desarrollo, permitiendo y fomentando la educación y el empoderamiento económico, especialmente el de las mujeres, mediante el desarrollo de soluciones, estilos de vida y formas de comportamiento radicalmente más ecoeficientes que comienzan con la reducción de la demanda general de energía y una disminución en la producción de desechos.

Smart Kalasatama, el orgullo Finlandia

Son más de 200 los participantes institucionales en Smart Kalasatama, que ya es pionera en los objetivos climáticos de Helsinki y se vislumbra como un modelo de desarrollo de smart cities, que además promoverá soluciones urbanas sostenibles para sus 25.000 futuros habitantes. El proyecto, que ha sido galardonado internacionalmente, se prevé completar en 2035 y tiene como objetivo asegurar a sus residentes una hora adicional de tiempo libre al día mediante la gestión inteligente de recursos y centrándose en soluciones de energía, movilidad y vida cotidiana inteligentes. Se trata de una céntrica y antigua zona portuaria que contará con un millón de metros cuadrados para viviendas y unos 400.000 metros cuadrados para oficinas. Servirá para la creación de diez mil puestos de trabajo, una escuela, un sistema de recolección de residuos por vacío, un centro de salud y bienestar, un espacio de cocreación y una estación de energía. Todo el vecindario de Smart Kalasatama funcionará como un centro de innovación, un banco de pruebas vivo donde, a través de la experimentación y la creación conjunta, se pondrán a prueba nuevas tecnologías, soluciones y servicios inteligentes y sostenibles en entornos de la vida real. El distrito de Kalasatama, que actualmente alberga a 3.000 residentes, ya disfruta de una economía colaborativa activa en la que las personas utilizan aplicaciones digitales para compartir coches y plazas de aparcamiento. Los nuevos edificios serán accesibles a través de cerraduras inteligentes para permitir que las personas usen diferentes espacios para diversas actividades. Muchos de los primeros edificios residenciales ya están conectados a la red inteligente. Además de la medición inteligente en tiempo real, la red inteligente también permitirá nuevas soluciones de almacenamiento de electricidad y alimentará la red de vehículos eléctricos. Como ciudad, Helsinki ha tomado la decisión estratégica de abrazar la cultura de experimentación para acelerar la innovación urbana. La intención con Kalasatama es poder manejar tan eficientemente los recursos que los residentes ganen una hora de tiempo para sí mismos a diario.

Xiong’an, la limpieza sostenible de la fábrica del mundo

No es ningún secreto que China es de largo el país que más contamina en el mundo. Por eso, el Gobierno del gigante rojo ha tomado cartas en el asunto para revertir la situación en determinados aspectos. Estos incluyen priorizar la energía libre de emisiones, la protección ambiental, el desarrollo ecológico, la exploración de nuevos modelos de crecimiento económico y la creación de cadenas más cortas de suministro de materiales. Un ejemplo de este cambio es la denominada Nueva Área en la región de Xiong’an, donde aún se utilizan grandes cantidades de carbón. Se trata de un importante campo de pruebas para modelos innovadores de desarrollo y crecimiento urbano, donde se combinan las preocupaciones ecológicas con el desarrollo de tecnología más puntera. El fin de este ambicioso plan de Xiong’an es el de conseguir una ciudad de clase mundial, inteligente y respetuosa con el medio ambiente, integrando inteligencia artificial, computación en la nube, Internet de las Cosas (IoT), big data e infraestructuras inteligentes con iluminación inteligente, sensores y tecnología de reconocimiento facial. Además, una parte sensible de la infraestructura de electricidad, agua y transporte se construirá bajo tierra para optimizar la gestión del espacio. Los planes para la Nueva Área de Xiong’an incluyen electricidad eólica, solar, nuclear y geotérmica, sistemas de saneamiento basados ​​en el reciclaje, viviendas para personas de bajos ingresos y métodos de transporte sostenibles. También hay que destacar el impresionante plan de forestación masiva que tiene como objetivo expandir significativamente la cobertura forestal, para lo cual se ha desarrollado una plataforma basada en blockchain que incorpora análisis de big data para la identificación de todos y cada uno de los árboles. En cuanto a la gestión del tráfico, Alibaba ha presentado una plataforma propia, mientras que China Mobile ha estado probando su tecnología de conducción por control remoto 5G.
Share this